Un restaurante con 7 chefs robot

Chef robot

No cabe duda que en un futuro cada vez más cercano, la Robótica jugará un papel muy destacado en la sociedad humana. No hablamos todavía de tener robots casi más humanos que los humanos -el concepto de las magistrales Blade Runner o Ex Machina-, pero sí de tener asistentes robóticos por todas partes: robots que limpian las calles, robots que nos llevan en transportes públicos y privados, robots de seguridad. Y robots cocineros.

No, con eso de robots cocineros no estamos pensando en la Thermomix y otros aparatos similares. Estamos hablando de tecnología robótica autónoma que prepara y cocina los alimentos por nosotros. A inicios de marzo pasado vimos algo así en Pasadena, California, con el restaurante CaliBurguer y un pinche de cocina robotizado de Miso Robotics que tiene como tarea darle la vuelta a las hamburguesas en la parrilla. Y esta semana volvemos a ver algo similar aunque a una escala mayor en un restaurante que directamente tiene una cocina automatizada con 7 chefs robots.

El proceso es rápido y eficiente: el cliente entra en el local y elige en una pantalla táctil el menú que desea tomar -todos ellos ofrecidos en grandes cuencos o ensaladeras. Una vez se hace el pedido, los ingredientes necesarios empezarán a caer a una de las 7 estaciones con sartenes Wok robotizadas -la primera que se quede libre. La comida se calienta (o no, depende del plato) mediante un proceso de inducción, y las sartenes se auto-limpian en cuanto terminan de cocinar cada pedido y lo sirven.

Aunque la tecnología ha avanzado mucho, lo cierto es que Spyce sigue usando operarios humanos, dos en concreto, que se encargan de darle el toque final a cada plato -los robots aún no han aprendido a presentar cada plato como se debe. Y de esta manera, se eliminan los pasos mecánicos y siempre iguales -cortar los ingredientes, cocinarlos-, dejando la parte ‘artística’ por así decirlo en manos de las personas. Pero claro, dada la velocidad a la que las tecnologías actuales se van desarrollando, ¿cuánto tardaremos en ver chefs, someliers y camareros robot en un restaurante en el que lo único humano sea el dueño y los clientes?

Elaborado por Guillermo Porras con información extraída de AsBetech.

La paz se sirve en plato de alta cocina

Aunque viven de la agricultura, en Brasilar nunca habían prestado mucha atención a los frijoles que cultivan. Los usan para autoconsumo y ni siquiera forman parte de la gama de alimentos que venden al mercado del pueblo más cercano: San Jacinto, en Montes de María, una de las regiones de Colombia más duramente golpeadas por las guerrillas y los paramilitares

Frijoles cultivados en Brasilar, en la región de Montes de María (Colombia).

Pequeñitas y oscuras, otras blanquecinas y más grandes, algunas moteadas, otras lisas, rojizas, marrones. Las 14 variedades diferentes de esta leguminosa que se puede encontrar fácilmente en esta vereda (una zona rural) son un pequeño tesoro gastronómico que no habían explotado. Jaime Rodríguez las mira entusiasmado y va cogiendo muestras de cada una de ellas. Es un chef que junto a su socio, Sebastián Pinzón, lleva dos años trabajando en lo que han denominado Proyecto Caribe, una búsqueda de materias primas originarias de esta zona de Colombia para experimentar con ellas en una cocina vanguardista que culminará con la apertura de un restaurante en Cartagena de Indias. Estos dos jóvenes cocineros de formación internacional habían encontrado hasta ahora 17 variedades de frijol en sus viajes por los ocho departamentos del país bañados por las aguas atlánticas. Entre las muestras que les enseñan los campesinos de Montes de María ven al menos 10 que no conocían.

Elaborado por Anna Pérez con información de ELPAÍS

Presumir en la cocina no siempre sale como uno lo espera

“Restaurante Japonés fue destrozado tras el mal uso de un soplete por un trabajador”

Hoy en día no nos basta ahora con sentarnos en una mesa y degustar de un buen menú. En ocasiones, también disfrutamos del espectáculo de la preparación  al ver la destreza que tiene los chefs al preparar los platos.

Sin embargo, el show no siempre acaba como se había pensado y eso es, precisamente, lo que le ocurrió a este chef especializado en Teppanyaki, la técnica japonesa que consiste en cocinar varios ingredientes a la vez en una plancha aplicándoles además la llama de un soplete para aportar textura.

El hombre, ante la expectación de sus clientes, aplicó una buena llamarada a la comida, provocando que el fuego subiese casi hasta el techo. Suponen que ahí el cocinero ya toma conciencia de que se ha pasado un poco, pero tiene suerte y la llama empieza a bajar de nuevo sin causar estragos. No obstante,  justo cuando cree que ha recuperado el control salta la alarma de incendios y los aspersores entran en funcionamiento, llenando todo el local de agua y espantando a la clientela.

Tras esta imagen, se confirma que el restaurante ha quedado inundado y destrozado por el agua, además de vacío, claro. No sabemos si el chef contara trabajando en el mismo. No obstante,  seguro que tienen que tener  más cuidado a la hora de usar el soplete en próximas ocasiones.

Notica elaborada por Valeria Escudero con Información sustraída de la pagina  EL ESPAÑOL

El antiguo garum romano, condimento de moda en la alta cocina

Garum: salsa de pescado fermentado típico de la época del imperio romano

Dos mil años después, un equipo de investigadores ha descifrado la receta de esta salsa de pescado fermentado. El preciado elixir de la antigua Roma llega ahora a la cocina de los mejores restaurantes.

Lo conocían los sumerios y los griegos, pero fue a los romanos a quienes volvía locos. El condimento más preciado del Imperio era una salsa de pescado fermentado, llena de umami que, dos mil años después, no solo ha vuelto, sino que la alta gastronomía —los nuevos patricios de la cocina— enloquece por ella.

A partir de los restos de garum encontrados en tres ánforas sepultadas en Pompeya tras la explosión del Vesubio en el año 79 d. C., el biólogo pacense Álvaro Rodríguez, junto a un equipo de investigadores de las universidades de Cádiz y Sevilla, entre los que figuraban químicos, científicos marinos, enólogos, arqueólogos e historiadores, se consiguió descifrar, dos mil años después, la apreciada fórmula del garum romano. Ese mismo garum, que hoy comercializa la empresa Flor de Garum, distribuida por la jerezana Productos Majuelo, a 25 euros los 100 ml, ha entrado en cocinas tan ilustres como las de Martín Berasategui o Albert Adrià, entre otros. Para el gaditano Mauro Barreiro, del restaurante La Curiosidad de Mauro, es “la soja del Mediterráneo”.

Y no solo porque sean españoles los científicos que han desenmascarado la fórmula original, sino porque son los chefs españoles quienes más lo están usando y, sobre todo, investigando nuevas fórmulas. “Hace muchos años que hacemos nuestro propio garum. Con los restos del boquerón, cabezas, interiores, espinas, macerados con sal, miel y hierbas de nuestro entorno, durante entre seis meses y un año”, nos cuenta Kiko Moya, chef de L’Escaleta, en Cocentaina, Alicante, con dos estrellas Michelin.

Cada chef elabora su propio ‘liquamen’, con anchoa, tripas de calamar, pulpo…Entre otros, los hermanos Roca, de El Celler de Can Roca, también han experimentado con garum en su laboratorio, al igual que Ángel León, de Aponiente, en el Puerto de Santa María, Cádiz. “Hacemos garum de boquerón, de caballa, de jurel, de atún. Lo hemos hecho de erizo y de ostras, que es fantástico, pero el que es realmente espectacular es el que hacemos con vísceras y sangre de pichón, que es de llorar de gusto”, asegura Albert Raurich.

Escata es la última salmuera de anchoas curadas en llegar al mercado. Lo acaba de presentar en Alimentaria Barcelona 2018 Pere Planagumà, quien fuera jefe de cocina de Fina Puigdevall en Les Colls durante 15 años, en colaboración con Anxoves el Xillu. Un condimento con el color de la miel, fuente de umami y con infinitas posibilidades en la cocina.

Elaborado por Guillermo Porras con información extraída de El Confidencial.

¿Un recuerdo o un café?

“La cadena Sofá Café lanza sus temáticas del recuerdo”

La cadena “Sofá Café” ubicada en Lima- Perú es una cafetería/ restaurante/ bar que abre sus puertas a los clientes de todas las edades. A día de hoy esta cadena ha decidido innovar su estilo y ambientar de modo distinto sus instalaciones para atraer a mas clientes.

El pasado mes de abril, Sofa Cafe decidió caracterizar el restaurante  con decoración y música correspondiente a las décadas de los cincuentas, sesentas, setentas, ochentas y noventas, todo pautado mes a mes.

En abril, por ejemplo, todo ha sido pensado para evocar los famosos sonidos de los años cincuenta. Los espacios de cada uno de los locales de la marca tienen como temática principal el confort entorno a detalles vintage para enfatizar y revivir esta época.

Todos los días jueves, viernes y sábados de abril habrá “50s Night”. Música en vivo de 8pm a 10pm; la escena será repetida en todos los locales de la cadena en mayo y junio, pero trasladándonos al recuerdo del estilo “60s Night”.

Durante este mes estará vigente la oferta  “Festejar”… “Si nos visitan 8 o más invitados el cumpleañero NO PAGA”, válido todos los días de la semana durante  el mes, presentando DNI.

Elaborado por Valeria Escudero Yañez con información extraída de EL COMERCIO

Las obras del Bulli1846 se desencallan

El nuevo proyecto creativo de Ferran Adrià, el Bulli1846, ubicado en la cala Montjoi de Roses (Alt Empordà), dispondrá el martes de la licencia de obras definitiva para acabar este ambicioso proyecto a finales año y poder abrir en 2019. La junta de gobierno local ha aprobado este lunes por la mañana el informe favorable a la concesión de esta licencia, una vez se han recibido los informes positivos externos procedentes del resto de administraciones implicadas. De esta manera, los trabajos se desencallarán definitivamente.

 El chef Ferran Adrià, en el Bulli Lab.
El chef Ferran Adrià, en el Bulli Lab

Las obras de este nuevo espacio innovador, que lleva en su nombre las 1.846 creaciones que elaboró y sirvió el equipo del antiguo Bulli, se han paralizado en varias ocasiones, cada vez que se han introducido modificaciones que han requerido del informe favorable de todas las administraciones que participan en el proyecto. La última reforma presentada hacía referencia a un proyecto complementario de los jardines, un edificio en la entrada de las instalaciones y un aparcamiento. Esta información se remitió a todas los que debían presentar un informe favorable, desde Costas a Cultura de la Generalitat, la Agencia Catalana del Agua, al Parque Natural del Cap de Creus, la Dirección General de Calidad Ambiental y cambio Climático y los Bomberos, entre otros.

Elaborado por Anna Pérez con información de ELPAÍS

Vida&Comida: un restaurante de realidad aumentada

Realidad aumentada en la carta del restaurante Vida&Comida

¿Quieres visualizar lo que te vas a comer antes de pedirlo? ¿Te gustaría que esa carta tradicional se convirtiera en un plato real que casi puedes tocar? Ya lo tienes al alcance de tu mano. Sí, y está bien dicho. Porque ya puedes ver en tu móvil lo que te ofrece el restaurante en su carta antes de que llegue el camarero para hacerle el pedido.

En el restaurante Vida&Comida de Salamanca sabrás exactamente lo que te vas a comer porque, desde este pasado mes de abril, puedes experimentar la realidad aumentada como parte del menú.

Para disfrutar de esta novedosa experiencia gastronómica, sólo tienes que seguir unos sencillos pasos que el propio restaurante explica a sus followers y clientes en sus cuentas de Instagramy Facebook.

En Vida&Comida, quieren mejorar, ampliar y diversificar la experiencia gastronómica apostando por las tecnologías más innovadoras, los nuevos medios de comunicación y todo aquello que depare el futuro en este ámbito del sector.

Elaborado por Guillermo Porras con información extraída de Diego Coquillat.

Tapas de alta cocina en Barcelona

Gresca Bar no es un bar de tapas como tantos otros. Equivale a la segunda marca del cocinero Rafa Peña, que en complicidad con su esposa, Mireia Navarro, y desde octubre de 2016, gestiona también este espacio comunicado con su primitivo restaurante a través de una cocina abierta dotada de minibarra y seis taburetes. En realidad, se trata de un pasillo ruidoso con mesitas incómodas en las que se disfruta de especialidades escandalosamente buenas. A veces tapas, en ocasiones bocaditos o medias raciones, frituras, salazones, mariscos a la brasa y postres que superan, incluso, a las propuestas saladas. Recetas rescatadas de la cocina tradicional, popular, clásica o moderna, que Peña reinterpreta con un instinto que emociona.

Alta cocina informal en el sentido más riguroso de la frase, que numerosos clientes acuden a disfrutar en todos los turnos. “Nunca me hubiera imaginado que íbamos a tener semejante éxito”, asegura el patrón, quien, con la ayuda de una brigada joven, termina a la vista especialidades destinadas a ambos negocios. En el bar, recetas bien presentadas sin adornos que desdibujen los productos. Ingredientes caros o baratos que se cocinan con idéntico desparpajo. Desde ostras a la brasa, berberechos con vinagreta de verduras y chuletas de vaca vieja, hasta recetas de casquería como las mollejas de ternera con puré o el sabroso hojaldre relleno de tuétano y oreja de cerdo.

Hojaldre de terrina de oreja y foie, plato del Gresca Bar.
Hojaldre de terrina de oreja y foie, plato del Gresca Bar.

Algunas de sus propuestas parecen inspiradas en escenarios lejanos. Si las carnosas gildas de bacalao miran a la parte vieja donostiarra, los boquerones en vinagre de doble filete, monumentales, husmean en las tascas madrileñas, y las berenjenas lacadas, deliciosas, en las tabernas japonesas. Hace falta mucha personalidad para ofrecer un seso de ternera entero con mantequilla y limón como plato de peso, símbolo de la gran casquería olvidada. Por supuesto, el celebrado biquini de panceta de ibérico y queso comté alcanza el sobresaliente. Entre tantos aciertos queda un poco desairada su anodina ensalada de colmenillas y brócoli. Lo mismo que la de remolacha con frutos secos, sobrada de aceite. La codorniz en salsa agridulce precede a los postres. Delicadísimo el pastel de chocolate con helado de vainilla; enorme su torrija, y menos golosa la pavlova con cítricos. La bodega, bien gestionada, con vinos rastreados con criterio, es otro de sus puntos fuertes. Gresca Bar juega en territorios ajenos a sofisticaciones, en los que comida y bebida conforman un todo que entusiasma.

Elaborado por Anna Pérez con información de ELPAÍS

Primer McDonald’s que ofrece especialidades culinarias de todo el mundo

El pasado día 25 de abril abrió sus puertas en la ciudad de Chicago (Estados Unidos) el primer McDonald’s que ofrece especialidades culinarias de todo el mundo, concretamente se ofrecerán menús rotativos (es decir, que se irán variando) y, de momento, los clientes podrán degustar el McSpicy Chicken Sandwich que se sirve en Hong Kong, el Migthy Angus Burger de Canadá, las Cheese & Bacon Loaded Fries de Australia, la Mozza Salad o la Manhattan Salad de Francia y el McFlurry Prestigio de Brasil.

Mighty Angus Burger

 

El nuevo McDonald’s ofrece seis preparaciones culinarias de otros países, así como la habitual oferta estadounidense, las especialidades se han seleccionado en base a las preferencias de cada país, siendo las que más gustan y que normalmente no se podrían probar si no se viaja al país en cuestión. Para quienes sean fieles a lo que ofrece la cadena de comida rápida, posiblemente será una gran noticia, ya que saldrán de la rutina habitual y de los menús tradicionales.

El restaurante de Chicago es diferente a la mayoría de los establecimientos de la franquicia, cuenta con una superficie de 1.828 metros cuadrados y forma parte de la iniciativa McDonald’s Experience of the Future, planteada el año pasado con el propósito de renovar y actualizar los restaurantes para que proporcionen a los comensales experiencias gastronómicas modernas y acordes a los últimos cambios que ha introducido McDonald’s en cuanto a diseño, servicio, accesibilidad, etc.

Los clientes pueden pedir la comida a través de terminales con pantallas táctiles y, además, se ha incluido el servicio de mesa. Recordemos que esta opción se instauró en el año 2015 en Estados Unidos, aunque previamente ya se habían realizado pruebas en países como Australia o Francia, donde los buenos resultados obtenidos favorecieron la introducción del servicio. También se han habilitado los pedidos y pagos con móviles con la aplicación UberEATS, el servicio de entrega a domicilio McDelivery, se ha modificado el diseño interior y exterior del establecimiento para que sea más acogedor y se han introducido algunos elementos decorativos asociados a la nueva propuesta culinaria.

Elaborado por Anna Pérez con información de Gastronomía&Cía

La cocina ‘gourmet’ de la innovación

En 2013 ponía en marcha un centro con 300 metros cuadrados en el que desarrollar proyectos de innovación. Un punto culinario en el que reinventar la alimentación y la gastronomía. Un año más tarde, Gallina Blanca entraba en el Top 10 del Radar Kantar World Panel. Con su pollo de corral con fideo fino se ubicaba en cuarto lugar de las innovaciones más exitosas del 2013. «El sector de la alimentación es muy competitivo. Hay grandes gigantes como Nesttle o Unilever, ahí está la razón de ser de nuestra estrategia de negocio», introduce el director de innovación a nivel mundial de la compañía, Josep Barbena.

Una estrategia que definen como multilocal, «no es global sino que estamos presentes en pocos mercados con marcas muy fuertes», resume Barbena el desarrollo e innovación de productos para cada uno de los mercados. Por ejemplo pone la oportunidad de negocio que representa el caldo de fideua para la compañía dentro el mercado español y que, de hecho, «no habría tenido sentido en otro territorio», incide.

La compañía artífice del mítico Avecrem consolida, así, su flujo de la innovación basado en varios pilares estratégicos. No en vano, el director de innovación deja previa constancia de que el núcleo es entender qué necesita el consumidor en dos vertientes concretas de su vida cotidiana: qué come y por qué lo come. Por muy sorprendente que parezca, resulta que tan sólo el 10% de los platos que se consumen en los hogares españoles tienen algún producto industrial. Barbena no aguarda un segundo para aclarar que la innovación forma parte de la agenda del CEO de la compañía.

Los dos ejes principales en los que estructuran los procesos de innovación tienen que ver con la temporalidad. Un procedimiento estrictamente reflejado en el hecho de que uno de los equipos piensa a tres años vista y el otro a diez, en un pronóstico que intenta dar respuesta a la misma pregunta: ¿Cuál es el próximo gran producto?. O como les gusta decirlo en inglés «What’s the next big thing?». «Se trata de pensar cómo podemos ganar mercado y cómo lanzar innovación disruptiva que cambie las reglas del juego y sea capaz de dar ventaja competitiva a diez años vista»; resume al completo la estrategia Barbena.

El primero de los equipos, Category, trabaja la innovación inmediata. Alentados por las perspectivas del siguiente trienio, exploran formas de mejorar la competitividad en los lugares en los que Gallina Blanca ya está presente. El segundo de ellos, Growth Center, se centra en el próximo decenio, estudian como reinventar el negocio fuera de la zona de confort. «Implica experimentar mucho. Con la revolución digital, la tecnología se hace accesible a todo el mundo y aunque muchas grandes compañías no han sido capaces de transformarse y evolucionar, nosotros hemos aprendido a hacerlo», avanza el director de innovación. «El factor clave no es tanto trabajar con start ups sino trabajar como las start ups», dice con naturalidad.

En este empeño integran en sus desarrollos herramientas como: culinary mapmotivational map, radar de la innovación, brokers de la innovación, scouting (viajes), estudios etnográficos para estudiar las necesidades de los consumidores…

Elaborado por Anna Pérez con información de ELMUNDO