Cine, ¿Industria negativa para el turismo?

Como hemos podido ver y observar a lo largo de mis posts, el cine tiene una gran influencia en nuestro mundo y en nuestra sociedad que al igual que puede atraer a gente a viajar a un destino donde una película se ha grabado,  también puede hacer que la gente no quiera viajar a un destino por la trama que desarrolla la película.

Este fenómeno negativo lo podemos observar con claridad con la gran producción cinematográfica de Steven Spielberg, Tiburón (Jaws).

Tuvo amplias repercusiones culturales. Tiburón provocó pánico a bañarse en el mar por el posible ataque de un escualo. La reducción en el número de bañistas en las playas en 1975 se atribuyó a la película, así como el aumento en el avistamiento de escualos. Todavía hoy, varias décadas después de su estreno, se perpetúan los estereotipos negativos sobre los tiburones y su comportamiento. También se le atribuye a esta película el «Efecto Tiburón», que supuestamente llevó al aumento de la captura de estos depredadores marinos por parte de pescadores. Benchley llegó a decir que no habría escrito su novela de haber sabido cómo se comportaban realmente los tiburones en su entorno natural. Los grupos conservacionistas han lamentado el hecho de que la fama de la película haya dificultado los esfuerzos por convencer a la gente de que los tiburones necesitan protección.

Observamos que una película puede influenciar negativamente no solo al turismo sino a la misma naturaleza como podemos ver con la caza de tiburones.

Jaws

Otro ejemplo del impacto negativo que puede tener el cine en la sociedad lo podemos observar con la película Psicosis ya que en la escena más famosa de la película cuando la protagonista se esta duchando y aparece un asesino por detrás de la cortina, creó un cierto temor y miedo a meterse en la ducha durante los años 1960.

1434457276_1345570770240