El turista chino se convierte en un reto a conquistar para el mercado español

España entró tarde en el mapa del turista chino por falta de vuelos directos y una escasa promoción en el gigante asiático de sus atractivos turísticos, según expertos del Instituto de Investigación sobre el Turismo Internacional de China (COTRI, por sus siglas en inglés), pero ahora intenta recuperar el tiempo perdido con la apertura de nuevas rutas aéreas y con acciones de marketing para atraer a este viajero.

Aunque China no figura entre los principales mercados emisores de turistas hacia España, sus viajeros son codiciados por el sector por su potencial de gasto. Mientras un británico gasta de media 911 euros en su visita por el país, uno proveniente del país asiático desembolsa 2.593 euros, según datos del INE. “Los turistas chinos son muchos menos de lo que pueden ser los de Francia, de Alemania o de Reino Unido, pero el gasto que hacen es muy superior”, confirma Antonio de la Morena, portavoz de Turespaña y exrepresentante del organismo público en Pekín y Cantón.

Los grandes almacenes en España y las tiendas de lujo lo saben y aprovechan. “Hay tiendas que llegan a tener a tres dependientes que hablan mandarín perfectamente”, destaca la guía turística Hong Weng, que cada año realiza hasta 20 viajes con grupos chinos por España y otros países europeos.

 

 

El País

Nathalie Macias