FIN A LAS PRÁCTICAS DE DEVASTACIÓN

turismo-islandia.jpg

En el 2017 ha sido declarado por la ONU como el Año Internacional del Turismo Sostenible por la OMT. Con este objetivo de pretende sensibilizar las ventajas del turismo sostenible tanto a las Administraciones Públicas como a los grupos de interés del sector turístico, desde los grandes touroperadores hasta el turista más sencillo.

Este tipo de realidad turística tiende a producir un mínimo impacto ambiental, ya que se da un uso óptimo a los recursos medioambientales, manteniendo los procesos ecológicos esenciales y ayudando a conservar los recursos naturales y la diversidad biológica. Además, respeta a la autenticidad sociocultural de las comunidades locales conservando sus activos culturales y arquitectónicos, así como sus valores tradicionales y se contribuye al entendimiento y la tolerancia intercultural. Y en el capítulo de la generación de empleo local, se estimula el desarrollo de empresas turísticas -agencias de viajes, transportes, alojamiento, alimentación, recreativas y complementarias-, así como también de empresas dedicadas a actividades suplidoras -ganadería, agricultura, comunicaciones-.

Una de las claves fundamentales del turismo sostenible es maximizar los beneficios económicos del turismo para la comunidad de acogida y crear vínculos fuertes con la economía local del destino y otras actividades económicas del entorno, así como preservar los valores de destino diseñando procesos de seguimiento del cambio, evaluando las amenazas, los riesgos y las oportunidades, y permitiendo a los líderes públicos y privados sostener la esencia y la identidad del sitio.

FUENTE:

http://www.eleconomista.es/ecoley/buen-gobierno/noticias/8512027/07/17/Turismo-sostenible-fin-a-las-practicas-de-devastacion-.html