Las aerolineas tradicionales se ven obligadas a abandonar el aeropuerto de El Prat por las low cost

Las aerolíneas tradicionales están diciendo adiós a El Aeropuerto de El Prat. La imposibilidad de competir con las low cost les ha obligado a dar el paso y abandonar el Aeropuerto de Barcelona.  La última en anunciarlo ha sido  Aerolíneas Argentinas. La compañía dejará de volar entre Buenos Aires y Barcelona el próximo 1 de febrero por “razones comerciales ligadas a la estrategia de rentabilidad y optimización de recursos”, según la versión oficial, que no es otra cosa que la falta de rentabilidad.

Este anuncio ha coincidido con la entrada de nuevos competidores en la ruta. En verano, Level, la low cost de largo radio de IAG, comenzó a operar tres frecuencias entre ambas ciudades. Ante los buenos resultados, en octubre decidió ampliar su presencia y pasar a volar cinco veces cada semana.

Pero Level no será la única en volar entre El Prat y el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, porque como informa Economía Digital, el pasado 31 de octubre, la Administración Nacional de Aviación Civil de Argentina dio permiso a Norwegian para operar cinco rutas entre España y el país sudamericano, entre ellas la de Barcelona-Buenos Aires.

No obstante, el caso de Aerolíneas Argentinas no es el único, ya que, por el mismo motivo, Icelandair no volverá a la capital catalana el próximo verano. La aerolínea nórdica volaba entre Barcelona y Reikiavik entre junio y septiembre, pero no logró atraer al pasajero vacacional español y el flujo de islandeses llegados a Cataluña no fue suficiente. 

La razón de la falta de interés del turista peninsular fue el precio: viajar con Norwegian, Vueling y Wow Air resultaba mucho más barato.

Quien también dirá adiós a El Prat es Air France, aunque lo hará con matices, ya que la llegada de Joon, la nueva propuesta low cost del grupo. 

Barcelona es, hoy por hoy, uno de los feudos tradicionales de las aerolíneas de bajo coste. Con Vueling y Easyjet ofreciendo precios mucho más atractivos, Air France reaccionó con Joon, para poder operar en mercados con competidores muy agresivos.

Pero Aerolíneas Argentinas, Icelandair y Air France no son las únicas, hay otras que se están planteando abandonar El Prat, entre ellas Brussels Airlines, a la que le cuesta mucho competir con las bajas tarifas ofrecidas por Vueling.