Nuevos modelos de asiento para vuelos “low cost” son prensentados en la Aircraft Interiors Expo

¿Volar prácticamente de pie? La idea no es nueva: ya en 2009 Spring Airlines, compañía de bajo coste de China, propuso la idea de instalar en sus aeronaves asientos verticales (o sea, algo parecido a un asiento pero donde el viajero, más que sentarse, se apoyaría) cuyo coste sería menor al de los asientos normales. El presidente de Ryanair, Michael O’Leary, también anunció que la compañía los instalaría en sus vuelos de menos de 90 minutos de duración en cuanto las autoridades aeronáuticas lo permitieran.

vuelos low cost

Los asientos tienen una base parecida al sillín de una bicicleta, si bien un poco más ancha, con un respaldo totalmente vertical. La distancia entre cada uno de ellos es de 58,4 centímetros (actualmente en Ryanair, por ejemplo, es de 76 centímetros). Bajo cada asiento hay una superficie inclinada para que los pasajeros de la fila de detrás coloquen sus pies. Por la distancia entre asientos, actividades tan comunes en un avión como leer un libro o ver una película en una tablet parecen complicadas. Por no hablar de la dificultad que añadiría si uno de los pasajeros de un asiento que no sea de pasillo necesita ir al cuarto de baño durante el vuelo.

¿Es esto una posibilidad real? No por ahora, pero la firma Aviointeriors está convencida de que acabará siendo una realidad. “Estamos convencidos de que se usará en aviones comerciales, quizás no de manera inmediata, pero definitivamente será una posibilidad para los vuelos de corta distancia”, declaró un representante de la firma italiana al periódico británico The Telegraph.

Elaborado por: Camila Vajas

A partir de: El País.