Hotusa Ventures organiza su tercer challenge de innovación en Barcelona

Durante las tres jornadas de Hotusa Travel Challenge, profesionales de diferentes ámbitos trabajarán conjuntamente en el desarrollo de propuestas de productos y servicios que aborden retos y soluciones a las diferentes problemáticas que afectan al sector.

En concreto, el evento se iniciará el viernes 8 de junio, con formaciones a cargo de distintos mentores en las que se llevarán a cabo actividades grupales con el propósito de que los participantes se conozcan mejor y puedan componer los distintos equipos de trabajo que se enfrentarán juntos al reto. Durante la jornada del sábado, los equipos trabajarán en las soluciones a desarrollar, el diseño de un MVP (Producto Mínimo Viable) y la validación de las primeras hipótesis de los proyectos. Finalmente, el domingo los equipos expondrán sus proyectos ante un jurado de expertos del mundo turístico y del ecosistema emprendedor e inversor en startups.

En esta edición los participantes del evento deberán identificar y solucionar las problemáticas reales de dos proyectos del sector Travel logrando que se desenvuelvan con éxito en el mercado actual. Ambos proyectos pretenden dar respuesta a las preferencias y expectativas de los viajeros de hoy en día que persiguen experiencias de viaje más completas y personales, con un peso importante de las nuevas tecnologías.

Elaborado por Víctor Aldea Reichardt mediante la noticia de Hosteltur.

España encadena su quinto año consecutivo con récord de turistas

El turismo sigue su marcha imparable en España, ya van cinco años con récord sobre récord. El año pasado más de 82 millones de extranjeros visitaron nuestro país, lo que supone un incremento del 8,9% respecto al 2016, según la estimación de cierre del año elaborada por el Ministerio de Energía y Turismo, que ha adelantado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en Roma en la Cumbre de los Países del Sur de Europa, donde ha calificado estas cifras de “muy relevantes”.

Con estos datos, el departamento que dirige el ministro Álvaro Nadal calcula que España pulveriza su récord y superará por primera vez a Estados Unidos. Se convertirá así en el segundo país del mundo en número de llegada de turistas, solo por detrás de Francia. Desde 2012, el número de visitantes foráneos ha aumentado en casi 30 millones.

Gracias a esto, también crece hasta cotas máximas el gasto de estos visitantes extranjero. Según el comunicado remitido por el Ministerio de Energía y Turismo a última hora de este miércoles, el gasto total ascendió a 87.000 millones de euros. Esto supone un incremento del 12,4% respecto al año anterior.

El aumento de gasto es mayor que el de turistas porque no solo ha subido el número de visitantes sino también lo que se deja de media cada uno de ellos en España. En concreto el desembolso medio por turista ascendió a 1.061 euros por peronas, un 3,1%.

Otro indicador positivo, al que los expertos del sector prestan mucha atención, es al gasto por turista y día. Este ascendió a una media de 137 euros, un 4,4% más respecto de la cantidad de 2016.

El análisis por mercados emisores vuelve a mostrar que, a pesar del Brexit, los británicos siguen siendo los que más visitan España. En los primeros 11 meses —el Ministerio de Turismo no facilitó la estimación por mercados emisores— alcanzó los 18 millones de turistas británicos, un 7% más que en el mismo periodo del año anterior. Esto también convierte a los visitantes de lsa islas la principial fuente de ingresos del sector: 16.604 millones hasta noviembre, según la encuesta de gasto turístico, Egatur, elaborada por el INE.

A continuación se sitúan Alemania, con 11,4 millones de turistas, que se dejaron 11.693 millones. Si el desembolso agregado de los británicos supera a los alemanes, es por su mayor volumen, ya que el gasto medio de cada visitante alemán (1.038 euros) supera en 127 euros al procedente de Reino Unido (911 euros). El tercer país emisor de turistas sería Francia, de donde llegaron 6,7 millones de personas.

Elaborado por Paulina Matute

Información extraída de Mi País 

El trencadís del Park Güell pierde la piel

Trencadís del Park Güell

Una pericia brillante con inmejorables resultados estéticos y que ahora, un siglo más tarde, se ha convertido en un quebradero de cabeza para el Ayuntamiento de Barcelona, una batalla por impedir que se pierdan los trozos de azulejos del Modernismo. El emblema con el que se venden más souvenirsde Barcelona, el trencadís, peligra constantemente. Se rompe, se cae e incluso algunos como los turistas  se lo llevan como trofeo de su visita a la capital del Modernismo. El consistorio repara continuamente unos elementos que alguien dijo que eran material de desecho.

Anna Ribas, arquitecta de patrimonio del consistorio barcelonés, señala las debilidades del icónico trencadís: “Está hecho con azulejo de Valencia que es un elemento pensado para colocar en interiores. Lo colocaron en el exterior. Estas piezas cerámicas son, originalmente, de 20 x 20 centímetros cocidas al horno y con esmalte. Para hacer el trencadís se rompen y, por lo tanto, se debilita la pieza. Esos trozos son los que se enganchan en un soporte con un mortero de cal”. Ribas detalla los principales enemigos de las icónicas piezas: “Los cambios climatológicos, las heladas, el sol… hacen que los trozos de cerámica enganchados se rompan. El coeficiente de dilatación entre el esmalte y el soporte de los azulejos es diferente por lo que no tardan en fisurarse. Es entonces cuando entra el agua, se instalan los hongos y las algas y, al final, cae el esmalte”.

Las icónicas obras modernistas van perdiendo la piel con la que atraen a los visitantes de medio mundo. El consistorio lleva años poniendo freno a esta lepra constructiva. “Cuando una pieza cae, o se la llevan, lo habitual es que empiecen a desaparecer las que le rodean. Antes de que eso ocurra buscamos azulejos de las mismas características del que se ha perdido. Cortamos un trozo de la misma forma y lo colocamos. Cuando podemos reconstruir una pieza lo hacemos y, si no, reproducimos el azulejo perdido. El resultado no siempre es óptimo ya que antes se utilizaban unos pigmentos muy tóxicos que ahora están prohibidos y se cocía en hornos de leña que hacían humo y eso hacía reaccionar a la pieza de manera muy diferente”, recalca.

Manolo Cárdenas tiene 54 años y lleva media vida dedicándose a la albañilería. Hace ocho años le encargaron un trabajo en el Park Güell, alguien vio su destreza y desde entonces su principal función es sustituir el trencadís. Sin saberlo se ha convertido en un descendiente de los maestros modernistas que parieron el parque. Tiene el ojo acostumbrado y solo con mirar una pared distingue piezas en buen, mal estado, nuevas y antiguas. Pasa la vida sobre un andamio y, quizás, sea uno de los operarios más supervisado. Diariamente soporta con simpatía las miradas de turistas ávidos de conocer, a golpe de cronómetro, los secretos de esta parte de la ciudad. “El trabajo que yo hago es casi como montar un puzle. Tengo que ir buscando las piezas que debemos colocar y, después, es cuestión de paciencia, mucho buen gusto y saber esperar a que llegue la pieza idónea”.

Manolo construye y coloca las piezas perdidas, pero la jefa de conservación, Anna Cusó, es la encargada -junto con su compañera Núria Prat – de restaurar las que todavía tienen solución: “Es un material difícil que tiene vida, muchas patologías y, lo peor, se encuentra en plena intemperie”. Carme Hosta, también arquitecta de patrimonio del Ayuntamiento de Barcelona, enumera la cantidad de ocasiones en las que se han restaurado partes del parque: “El banco del parque es delicado porque además se sienta el público, las cubiertas de los pabellones de entrada…”.

Solo en el Park Güell, el consistorio destinó el pasado verano 5.738.132 euros para mantenimiento y rehabilitación. En ese presupuesto se incluía, además de otras partidas, la restauración del trencadís. La teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, reivindica la técnica como “un elemento icónico de nuestra cultura, una muestra viva del modernismo y uno de los máximos exponentes de la arquitectura catalana”. Sanz recuerda que este verano se destinaron 5,7 millones y en noviembre 21 millones para llevar a cabo 179 actuaciones destinadas a “incrementar el uso social del espacio y su entorno en el parque Güell”.

Elaborado por Paulina Matute J.

Información obtenida de  El País

Bajada de precio de los hoteles durante el M.W.C por la caída de reservas

Por primera vez en trece años, los hoteleros de Barcelona y alrededores sufren para aprovechar la mejor semana del año para el sector.

El Mobile World Congress se celebrará del 26 de febrero al 1 de marzo y, a dos semanas de empezar, algunos establecimientos tienen disponibles hasta un 20% de las habitaciones, mientras que, hace un año, más del 95% de la oferta ya estaba ocupada. La ralentización de las reservas a causa del procés también ha obligado a rebajar los precios hasta un 20%.

El congreso de móviles es la semana grande para el sector hotelero y de la restauración de Barcelona. En solo cuatro días, la capital catalana se llenará con más de 108.000 asistentes de 208 países y más de 400 empresas del mundo de la tecnología móvil. Este ir y venir de congresistas generará, según la patronal de móviles GSMA, un impacto económico de 471 millones de euros en el territorio (seis más que el año anterior) y 13.000 empleos temporales.

Resultado de imagen de mobile world congress barcelona 2018
*Barcelona Mobile World Congress 2017

Este año, sin embargo, el conflicto político por el proceso independentista ha retrasado el ritmo de las reservas de habitaciones en los últimos meses, y los hoteleros, nerviosos, han optado en algunos casos por bajar los precios e intentar captar así a los asistentes al congreso que todavía no tienen habitación.

En esta edición, la tensión política del pasado otoño ralentizó las reservas. “En enero, el sector se ha encontrado con una bolsa importante de habitaciones que todavía están disponibles”, explica Juan Gallardo, de BRIC Consulting. Para encontrar una salida a esta situación, fuentes de principales cadenas hoteleras admiten que han rebajado las tarifas: hasta un 20% menos en los hoteles de lujo, y entre un 12 % y un 15% en los de cuatro estrellas. “Los hoteles llenarán como cada año, pero la facturación será menor”, afirma Gallardo. La plataforma de comparación de precios Hotels Combined, no obstante, asegura que durante el Mobile el alojamiento será un 10% más caro que en 2017.

Los apartamentos turísticos también se han visto obligados a bajar los precios, “todavía más que los hoteles”, según BRIC Consulting. Aún así, la patronal Apartur confía en “llegar a la plena ocupación”, y Airbnb anunció ayer que 45.000 viajeros se hospedarán en apartamentos anunciados en su plataforma.

*Imagen recuperada de Kelisto.

Elaborado por Víctor Aldea Reichardt a partir de la noticia de El País.