Una aerolínea tradicional comienza a pesar a sus pasajeros

“Finnair ha comenzado un nuevo programa en el que pesa a los pasajeros antes del despegue, con el objetivo de disponer de datos más precisos sobre el peso en sus vuelos. La aerolínea finlandesa está recopilando estos datos con la intención de mejorar los procesos de cálculo de peso, carga y equilibrio de los aviones, lo que le permitirá hacer una estimación más exacta de los requerimientos de combustible y una gestión más eficiente de sus costes operativos.”

Según ha confirmado Paivyt Tallqvist, director de relaciones con los medios de Finnair, la aerolínea comenzó el programa esta semana, en el Aeropuerto de Helsinki-Vantaa, hub y principal base operativa de la compañía. Tallqvist ha precisado que, no obstante, los pesajes son voluntarios y anónimos. “Nadie es forzado a subirse a la váscula. Muchos han querido participar”. De hecho, la aerolínea consiguió en los primeros días alrededor de 180 voluntarios, “más de lo esperado”.

Actualmente, al igual que la mayoría de las demás aerolíneas, Finnair utiliza las estimaciones de peso promedio de la Agencia Europea de Seguridad Aérea(EASA), un informe compilado hace ocho años. Pero Finnair dijo que quería datos más actualizados para ayudar a planificar sus vuelos. Las aerolíneas solo conocen el peso del avión, del combustible y el del equipaje facturado que no va con el viajero durante el vuelo, y en cuanto al de los pasajeros, las estimaciones de EASA: hombre 84,6 kilos, mujer 66,5 kilos y menor de 12 años 30,7 kilos. Sin embargo, cálculos más recientes de otros organismos indican cambios en estas cifras con una tendencia a un aumento.

Finnair espera obtener un total de 2.000 pesajes y una imagen más precisa de los pesos promedio de los hombres, mujeres y niños que vuelan con la compañía. Llevará a cabo el estudio durante el invierno y la primavera, ya que el equipaje de mano y los abrigos tienden a ser más pesados en invierno que en primavera. “El peso del avión impacta en muchas cosas”, incluidos los niveles de combustible y la velocidad y el equilibrio del avión, recordó Tallqvist.

Ryanair, la low cost irlandesa que en varias ocasiones ha sido acusada de poner en sus aviones cantidades de combustible inferiores a la reglamentaria para, precisamente, volar con menos peso y rentabilizar más sus operaciones –información negada por la compañía-, sugirió hace unos años el cobro de un fat fee a los pasajeros con mayor volumen, justamente en 2009, el año siguiente a las innumerables quiebras por el precio del combustible, cuyo peso es mayor en la estructura de costes de las aerolíneas low cost y chárter que en la de las tradicionales.

Esta propuesta me parece interesante debido a que con esta información se puede tener una visión más clara del peso i volumen que un vuelo puede llevar y utilizar esta información para el bien del consumidor. Encuentro lógico la informació que proporciona el peso, pero siempre si se esta aplicando voluntariamente i anónimamente como lo hace Finnair. Lo que no me parece correcto es el echo de querer sacar un beneficio de esta información, como quería hacer Ryanair, sugiriendo cobrar un fat fee a los pasajeros con mayor volumen.

Autor: Eduard Rodríguez

Fuente: Hosteltur